Fin

Au cacau

Fin

Amigos que siempre han estado ahí y ahora más todavía. Gente a la que echas de menos y reaparece en el momento y lugar exacto. Personas que a más de 1.500 km están tan presentes que parece que vivan a un par de calles. Un programa que me permite pasarlo en grande cada semana y conocer a gente estupenda. Amigos que aparecen en los sitios más inhóspitos. Pasiones que te descubren a un grupo de personitas que comienzan a hacerse imprescindibles…

Llámalos amarillos si quieres. Para mí cuando me encuentro con esa sensación con una persona, disco o lugar, me gusta decir que “son casa”: ese instante en el que no querrías estar en otro sitio, que te da paz, seguridad y hasta te pone de buen humor. Y afortunadamente, esa sensación este año me ha acompañado bastantes veces.

Porque hay dificultades, pero también mil motivos para seguir. Gracias a los que han contribuido a que este año sea así. A los que “sois casa”, pero también a los que lo habéis puesto difícil porque, oh sorpresa, no pienso rendirme.

Se avecinan cambios pero, como los más cercanos saben que adoro creer, the best is yet to come.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s